La conclusion del Concilio

CartasCartas a los PapasCartas a Pablo VI
Al término del Concilio Ecuménico, La Pira le escribe a Pablo VI una carta en la que hace una relectura de las grandes líneas de una década de historia de la Iglesia a la luz de la hipótesis de un recorrido de unificación progresiva de la Iglesia y de las naciones.
[…] Unidad de la Iglesia y paz en el mundo: estos son la primavera y el verano de la historia de la Iglesia y del mundo; esto es lo que Pío XII (bajo la luz de Fátima) vio y dijo; esto es lo que Juan XXIII, el mismo día de su elección, vio y dijo […]; esto es lo que Juan XXIII pretendió hacer (instinctu Spiritus Santi) convocando el concilio […]. 
Esto […] es lo que ha hecho y hace Pablo VI: desde su elección hasta la continuación del concilio; de la encíclica del diálogo (Ecclesiam suam) a sus viajes a Palestina, Bombay y Nueva York (ONU) […].
Con este enfoque, La Pira vuelve a proponer toda la acción realizada por él mismo durante los años anteriores:
[…] Iglesias separadas de Oriente (Constantinopla, Moscú, Alejandría, Jerusalén, etc.) y de Occidente (Londres, Ginebra, etc.); Israel, Islam; movimiento de «convergencia»; de «unidad»: ¡he aquí el motivo que ha impulsado toda la acción florentina en el periodo que va desde 1957 hasta 1965! 
Y concluye con una atrevida propuesta:
[…] Y llegados a este punto vuelve a surgir una pregunta, una inevitable pregunta: ¿por qué Florencia no podría hacer por Pequín lo que ya ha hecho por Moscú? […] ¿Las cosas experimentadas en el pasado no pueden ser una lección fecunda para las cosas por experimentar en el futuro?

You May Also Like

De regreso de Viet Nam
Derribar muros, construir puentes

Author

Must Read

No se han encontrado resultados.

Menú