Necesidades urgentes, intervencionec concretas

En 1951 La Pira había sido invitado a clausurar el Congreso de Juristas Católicos con una ponencia sobre el tema «cristianismo y Estado moderno».

Incitado por el desarrollo de los trabajos, abandonó el texto que se había preparado y, dejando aparte la exposición teórica, hizo una reflexión sobre su experiencia como alcalde. El texto, sacado de una grabación de la intervención, presenta la espontaneidad típica de las intervenciones de La Pira. 


[…] Tiempo atrás, cuando era más joven y no tenía estos contactos, quizá mis oraciones al Señor eran más largas y más hermosas, más afectuosas; y también era más profundo y agudo mi examen de conciencia, pero siempre sobre cosas que tenían que ver conmigo, de alguna manera: si había rezado a Dios, si había dicho alguna palabra poco delicada…

[…] Y por la noche aflora en mi examen de conciencia esta población que espera tener una casa, tener un trabajo del que depende su vida física y espiritual, o tener estreptomicina…

[…] Y cada uno de nosotros, en la posición en la que se encuentra, y sobre todo si pertenece a la clase dirigente (diputado, senador, ministro), tiene que actuar de forma que, si falla la anterior arquitectura liberal del Estado […], si falla la comunista, porque reprime a las criaturas […], se realice esa arquitectura que hace de todo Estado un miembro de la comunidad de los Estados y de todos los problemas –económicos, financieros, técnicos, artísticos, etc.‒ el problema de todos los hombres y de la comunidad de los hombres. 


Desafortunadamente, el texto completo está disponible sólo en italiano.