Los Congresos por la Paz y la Civilización Cristiana


 

La primera iniciativa de carácter internacional de La Pira como alcalde de Florencia, con la que daría comienzo su ininterrumpida acción a favor del diálogo y de la paz, fueron los Congresos por la Paz y la Civilización Cristiana, que se celebraron anualmente desde 1952 hasta 1956:


Image

 

1. Civilización y paz. Florencia 23-28 de junio de 1952; 

2. Oración y poesía. Florencia 21-27 de junio de 1953; 

3. Cultura y revelación. Florencia 20-26 de junio de 1954; 

4. Esperanza teologal y esperanzas humanas. Florencia 19-25 de junio de 1955; 

5. Historia y profecía. Florencia 21-27 de junio de 1956.  


Esta iniciativa, pensada como ocasión para hacer una reflexión cultural sobre la validez «política» de la civilización cristiana y sobre la contribución que ésta podía aportar a la construcción de la paz en la dramática época de la Guerra Fría y de la amenaza atómica, vio cómo aumentaba progresivamente el interés y la atención que despertaba no sólo por parte del mundo diplomático europeo y mundial, sino también de no pocos y significativos ambientes intelectuales como el del catolicismo progresista francés, cuyos grupos estaban ligados a la prospectiva maritainiana de una «nueva cristiandad profana» o a la experiencia de la nouvelle théologie. Tampoco hay que infravalorar el interés cada vez más creciente por parte de algunas élites culturales de los países árabes mediterráneos (como por ejemplo Taha Hussein, ministro de Cultura egipcio, que participó activa y asiduamente en los congresos a partir de 1953). 

En el archivo de La Pira se conserva una copiosa documentación relativa a los cinco congresos (y a un sexto encuentro programado para 1957 sobre el tema Unidad en la diversidad, y luego para 1960 sobre el tema Construir la ciudad de la paz, pero que nunca se realizó). Esta considerable y valiosa mole de documentos resulta de especial interés también para los historiadores que se ocupan de relaciones internacionales y para todos aquellos que dedican su trabajo a reconstruir el complejo mundo católico del periodo posterior a la II Guerra Mundial, durante la última fase del pontificado de Pío XII.