La crisis y el papel de las ciudades

 

El 20 de octubre de 1954, durante la asamblea de Ayuntamientos de Europa que se celebró en Venecia, Giorgio La Pira pronuncia este discurso en el que expone con claridad la vocación pacífica de las ciudades europeas:

 

[…] Señores, les pregunto: ¿acaso una de las causas fundamentales de esta crisis –una crisis que toca las concepciones básicas de la persona, de la sociedad y de la historia humanas‒ no reside en la crisis de la ciudad?

Crisis de desarraigo, como se ha dicho apropiadamente: desarraigo de la persona respecto a la ciudad, ¡de la que la persona saca su perfección y su medida!

Porque la persona humana está definida de alguna manera por la ciudad en la que ha echado sus raíces: como la planta con su campo. 

La ciudad con sus medidas, su templo, sus casas, sus calles, sus plazas, sus talleres, sus escuelas, ¡forma parte de alguna manera de la definición del hombre! 

[…]

Ciudades-medida: esto son las ciudades europeas. Y su vocación permanente reside en esta medida tan valiosa que están destinadas a difundir por todos los continentes y a legar a los siglos futuros y a las generaciones futuras.

[…]

 

PARA VER EL TEXTO COMPLETO CLICAR AQUÍ