Juan Pablo II y La Pira

 

 

Juan Pablo II recordó varias veces a La Pira, al que propuso como ejemplo de laico cristiano comprometido en el ámbito cultural y político. Lo citó con ocasión del Jubileo de los Políticos e hizo llegar su mensaje y su bendición en celebraciones específicas.

Concretamente, el 26 de abril de 2004, durante las celebraciones del centenario del nacimiento de La Pira, aceptó que tuviera lugar en el Vaticano la reunión que el Consejo Nacional de la ANCI (Asociación Nacional de Ayuntamientos de Italia, en sus siglas en italiano) quiso dedicar a La Pira y les concedió una audiencia a los participantes. 

Durante la audiencia el Pontífice pronunció un breve discurso en el que recordó entre otras cosas: «La de La Pira fue una experiencia extraordinaria de hombre político y de creyente, capaz de combinar la contemplación y la oración con la actividad social y administrativa, con una predilección por los pobres y los que sufren». 

«Siguiendo el ejemplo de La Pira, pónganse generosamente al servicio de sus comunidades, con una especial atención hacia los más jóvenes, favoreciendo también su progreso espiritual. No dejen de cultivar esos valores humanos y cristianos que conforman el rico patrimonio ideal de Europa. Éste ha dado origen a una civilización que a lo largo de los años ha favorecido el surgimiento de sociedades auténticamente democráticas. Sin fundamentos éticos la democracia corre el riesgo de deteriorarse con el tiempo e incluso de desaparecer. Gracias a la contribución de todos, el sueño de un mundo mejor puede hacerse realidad. ¡Que Dios le conceda a la humanidad el ver realizada esta profecía de paz!», les exhortó el Papa.


PARA VER EL TEXTO COMPLETO CLICAR AQUÍ