Estudiantes de escuelas católicas en Palazzo Vecchio