En el Salone dei Dugento con el padre Jean Daniélou